22 de feb. de 2015

Erratas y otras que no lo son tanto



Bueno, pues me ha venido bien haber acabado una cosilla antes de lo previsto, porque llevaba en el mismo pendrive la lista de erratas y los dos libros para poder comparar, y entre ayer tarde y esta mañana he podido hacerlo.

Lo primero: Ad Caesar, Caesarem. Erratas había (cosa que no he dudado nunca, no me tengo en tan buen concepto como para suponerme infalible). Como también se dice en la lista, algunas de las cosas que salen en ella son erratas de verdad, de las que afectan parámetros del juego (unos puntos de aguante equivocados, un idioma que los hobbits no conocen), hay otras que son artificios de la maqueta, de lo que hablaré más in extenso un poco más adelante, y por último hay cosas que al autor de la lista le parece que quedarían mejor de otra manera.

Pero como yo soy de Ciencias, vamos a cuantificar. En la lista que me ha pasado Funs hay 45 'items' (los que afectan a más de una página pero son el mismo los agrupo), de los que 12 son erratas puras y duras, la mayoría procedentes de cortapegas mal hechos (es lo que tiene). Luego hay un bloque de 15 fallos que afectan a la maqueta (la mayoría textos que deberían ir en lista de viñetas y no a texto corrido, tablas en las que hay una fila de más altura que las demás, etc., pero en los que el texto dice exactamente  lo que tiene que decir). Y luego hay un tercer bloque de 18 que son asuntos de criterio, que intentaré explicar lo mejor que sepa.

La maqueta. Ya me quejé amargamente en la primera versión de que la maqueta que nos llega de Cubicle es simplemente adecuada (léase que trabajar con ella es un dolor) en comparación a lo que nos envía Paizo o a lo que nos enviaba Wizards en su día. Para empezar, para los que conozcan InDesign, ese programa trabaja con estilos de párrafo por lo que, una vez has puesto el texto castellano en vez del inglés basta con aplicar los estilos (por ejemplo, las listas de viñetas de las que hablaba más arriba) y la cosa queda prácticamente lista. Pues bien, nos llega la maqueta con los estilos inhabilitados, con lo que hay crearlos de nuevo (laborioso) y corres el riesgo de dejarte algo (c.q.d.). Luego están las fuentes: resulta que se han inventado una fuente llamada 'aatord' (que viene a ser una Alois light) y que usan en las tablas en lugar de la Alois que usan en el texto. El problema viene (esto ya lo comenté en la edición original) de que, pese a que Nepitello en persona pidió que se utilizaran fuentes completas (con acentos y con eñes) porque se preveía traducir a idiomas que las usan, simplemente no se ha hecho. Por lo tanto, si queremos que en las tablas 'Daño' salga con 'ñ' hemos de cambiar la fuente, lo que a la vez nos trastoca otras cosas de la tabla (aún no sé por qué nos cambia la altura de una fila, pero seguro que la cosa va por ahí). Y para acabar, otra queja es que las tablas apuran mucho los márgenes. ¡Qué me vas a contar! A veces es un milagro que el texto español nos quepa, y os puedo asegurar que esta maqueta (que la trabajé yo, como sabéis) la cerró un grafista profesional (que tiene en su haber todo D&D3) que corrigió todo lo que pudo, mejorándola sustancialmente. Pero cuando te dan algo menos que bueno para empezar, todo lo que puedes hacer es tratar de hacer un trabajo correcto.

Bueno, y ahora vamos a los criterios. Para empezar hay un criterio que suele ser inamovible en las faenas de traducción, que es que quien llega primero marca el camino, y quien viene detrás se jode y baila. A mí las primeras traducciones de SdA me parecen excesivamente floridas y tienen algunos fallos de bulto, pero no hay huevos de enmendar la plana porque ya se han convertido en canon (y puesto a que me crucifiquen, que no sea la Sociedad Tolkien). Por ejemplo, los nombres de los enanos sin acento: aquí me he limitado a seguir la traducción de mi ejemplar de 'El hobbit'. En cuanto a los nombres geográficos (otro tema que preocupaba al redactor de la lista), aquí me he limitado a aplicar el criterio de la RAE que dice que las regiones y subregiones van con mayúscula inicial. El problema es que en el Yermo tenemos el bosque Negro, una masa arbolada que como tal lleva 'bosque' en minúscula y 'Negro' en mayúscula, pero a veces nos referimos a toda la región (la región del Bosque Negro') o a sus subregiones (el Bosque Negro Septentrional).

Y después de esta parrafada, ¿qué vamos a hacer para arreglar lo que está roto? 

  • Para empezar, todo lo que he revisado está marcado sobre un PDF para que conste. Lo primero (y más fácil) a hacer con él es preparar una fe de erratas oficial a colgar en breve del Dropbox de Devir. Esto debería poder estar hecho la semana que viene.
  • Después, no creo que sea muy complicado corregir estas cosillas (y los fallos de maqueta) sobre lo que tiene la imprenta, para que la siguiente tirada del básico salga ya corregida.
  • Y finalmente, si se decide sacar a la venta el PDF, evidentemente saldrá ya corregido. Yo he abogado por ello porque me consta que hay mucha gente que además del básico en papel lo quiere en PDF para la tablet o el portátil y, dado que Cubicle vende PDFs en su pasarela de pago, no debería ser imposible, pero no depende de mí. Me apresuro a decir que si se tomara dicha decisión afectaría a toda la línea y a futuras publicaciones, si bien no creo que nos planteemos hacer como Cubicle y sacar 'packs' de libro+PDF. 


Pero esa es otra historia, y será explicada en otra ocasión.