26 nov. 2010

Héroes de las tierras caídas

Disculpad el retraso en postear, pero he estado ocupado con un cursillo y poniendo a punto diversos textos.
Hoy os presento el segundo de los manuales de la gama "La esencia" (el primero es el Compendio de reglas, pero ese está acabándose de traducir). Os puedo mostrar éste porque soy yo quien lo está traduciendo, y la que veis a la izquierda es una vista provisional de la portada en castellano.
Como ya adelanté, estos manuales están encuadernados en tapa blanda, éste en concreto tiene 365 páginas y el formato es cuartilla, lo que lo hace muy manejable, sobre todo para la mesa de juego. La edición es buena y, de momento, como quiera que va cosido y además pegado, el lomo aguanta bien. Para mi gusto le hubiera dado un acabado brillante en vez de mate, o un plastificado, para reforzar la duración.
¿Y qué contiene? Pues para empezar una versión "light" de las reglas (hay páginas que se repiten del Compendio) para que sepas cómo funciona el juego, unas 20 páginas en total. Luego otras 20 páginas de creación de personajes en las que se explican razas, clases, marcadores de característica, etc., además del concepto de niveles, qué significa subir de nivel, y un vistazo rápido a los dioses del mundo de juego.
En el capítulo 3 (unas 10 páginas) se explican los poderes, qué son y cómo funcionan, y luego pasamos a la chicha, el larguísimo capítulo 4 (168 páginas), en el que se detallan las clases de personaje disponibles en este volumen.
Para esta gama han decidido enfocar cada clase de personaje con una especie de nuevo diseño básico, y así te explican qué es un clérigo y te enfocan el diseño básico del sacerdote de guerra (rol: líder), con todo y rasgos de clase, poderes, cómo funciona cada raza con esta clase, y la desarrolla a lo largo del grado heroico, del de parangón y del épico. Como cosa extra, añade dos dominios (¿os acordáis de los dominios en 3ª?), cada uno de los cuales concede poderes de encuentro por nivel.
El guerrero está bien representado con no uno, sino dos diseños básicos: el caballero y el matador; la diferencia es que el rol del primero es el de defensor, y el otro el de pegador. Hay para todo, como en botica.
Luego tenemos el pícaro, en el que por fin se justifica por qué decidimos en su día traducir "rogue" por "pícaro" y no por "ladrón", que era como siempre se había llamado la clase, porque el diseño básico que se nos propone es el "thief" (otro pegador).
Y por último tenemos el mago (wizard), en el que se nos propone el diseño básico del mágico (mage), un controlador. Aquí recuperamos el concepto de las escuelas de magia (añejo también), y se nos presentan las tres más conocidas: encantamiento, ilusión y evocación, que funcionan un poco como los dominios de los clérigos, subespecializando a los magos y concediéndoles poderes de encuentro diferentes por nivel.
Por último se nos propone un destino épico, el del campeón indomable, que al parecer está disponible para cualquier clase de personaje.
Después, el capítulo 5 dedica unas 25 páginas a las razas de personaje, que para este volumen sólo son las más típicas, a saber: humano, elfo, enano, eladrín y mediano.
El capítulo 6 dedica  otras 25 páginas a analizar las habilidades, cuáles son, cómo se utilizan, etc., y el capítulo 7 dedica 4 escuálidas páginas a las dotes, para pasar al último capítulo, el 8 (30 páginas), en las que se habla de equipo, armas, objetos mágicos, y demás componentes de la mochila de un aventurero.


Para quienes aún albergaban dudas: no hay nada nuevo (o escandalosamente nuevo). Esto no es un 4.5 ni nada que se le parezca, tan sólo es un reordenamiento de las mismas reglas, en una presentación Redux, fiel al espíritu declarado por Wizards para esta gama básica. Se recupera algún concepto o idea del pasado (escuelas de magia, dominios), pero eso es todo. No hay incompatiblidad alguna entre la línea "regular" y ésta.


Y la pregunta del millón: ¿cuándo? Está puesto para abril, si bien es muy probable que lo acabe bastante antes, y si está listo lo sacaremos. Eso lo confirmaremos más adelante.